Parece ayuda, pero no lo es

El Ayuntamiento de Madrid ha dedicado una partida presupuestaria exclusiva a “proporcionar leche maternizada los bebés de Madrid cuyas familias se encuentren en una situación de vulnerabilidad”. Son 107000€, nada más y nada menos, y se expresa exactamente con los términos que hemos indicado:

Campaña leche artificial Ayuntamiento de Madrid

Imagen obtenida de Madrid.es

Esta campaña ha provocado reacciones en contra por parte de asociaciones de lactancia, asesoras, pediatras, matronas, incluso la propia IHAN se ha manifestado. Sin embargo para gran parte de la sociedad la medida es totalmente acertada, y cuando nos escuchan a los que no estamos a favor nos acusan de talibanismo de la lactancia, de que no todas las madres pueden amamantar y que también tienen derecho esos niños a recibir su leche… etc.

Lo primero que queremos dejar claro es que el objetivo de las asociaciones de apoyo a la lactancia no es lograr lactancias a toda costa. Lo que se pretende es que los niños estén SANOS, y que si en su familia optan por la lactancia materna cuenten con todo el apoyo que necesiten para llevarlo a cabo. Pero siempre queremos niños SANOS por encima de todo, y de hecho una de las tareas que hacemos es recomendar leche artificial cuando realmente es necesario. No dejamos que los niños se deshidraten buscando que se alimenten sólo a pecho, hay ocasiones en las que existen problemas y si no hay leche materna disponible entonces se opta por la artificial.

Entonces ¿por qué no nos gusta la campaña?

Por múltiples razones.

Porque, de nuevo, nos gustan los niños sanos

Cuando a una familia en situación de vulnerabilidad le ofreces la posibilidad de que tengan leche artificial de forma gratuita se está haciendo lo siguiente:

  • que esa familia abandone la lactancia materna, pues la leche artificial es gratis
  • que la alimentación de ese bebé dependa exclusivamente de disponer de leche artificial y de que dicha leche artificial esté en condiciones correctas y se prepare como se debe

Esto hace que la dependencia de ese niño y de esa familia respecto a la leche artificial sea total. Es decir, haces que dependan de esa leche durante todo el tiempo que dure el período de lactancia del bebé (recordemos que hasta los doce meses son lactantes y no se recomienda la leche de vaca), por lo que si esa partida presupuestaria se agota lo que ocurre es que:

  • la familia se ve obligada a dedicar recursos económicos a adquirir la leche artificial, por lo que si están en riesgo de vulnerabilidad esto es un grave problema
  • generalmente debido al punto anterior se empiezan a preparar los biberones rebajando la cantidad de leche en polvo recomendada “para que dure más”, con lo que son biberones más “aguados” y el niño no recibe la alimentación que necesita. También debemos recordar que para preparar biberones se necesita que el agua sea potable y se recomienda hervirla (la leche en polvo no es estéril), y esto no siempre está al alcance de todas las familias

Como consecuencia de esto la salud del niño se ve degradada. Y esto sin entrar en que la superioridad de la leche materna sobre la leche artificial es indiscutible, como dejan claro todos los organismos de salud serios como la OMS y la AEPED.

Porque el texto de la campaña es ilegal

Va en contra de la ley utilizar el término “leche maternizada” ya que da a entender que la leche artificial es de igual o parecida calidad a la leche materna y contribuye a que aumente la tasa de abandono de lactancia materna. Esto no es cosa de las locas de la teta (que no somos ningún lobby de presión por cierto ya que la leche materna no da beneficios a las empresas). Esto es el REAL DECRETO 867/2008, de 23 de mayo, por el que se aprueba la reglamentación técnico-sanitaria específica de los preparados para lactantes y de los preparados de continuación. En el artículo 6 sobre etiquetado, sección d) se indica específicamente:

El etiquetado deberá estar diseñado de forma que proporcione la información necesaria sobre el uso adecuado de los productos y no disuadirá la lactancia materna, quedando prohibida la utilización de los términos «humanizado», «maternizado», «adaptado» u otros similares.

Es decir, no se puede hablar de leche humanizada ni de leche adaptada, y por supuesto no se admite leche maternizada, de modo que no quede equiparado a la leche materna en cuanto a nomenclatura.

¿Cómo habríamos hecho nosotras la campaña?

Estamos seguras de que la campaña se ha hecho con buena intención. Y estamos totalmente a favor de que se proporcionen ayudas a las familias en situación de vulnerabilidad, por supuesto.

Sin embargo no nos parece correcto que se cree una campaña específica que, aunque sea sin querer, fomente la lactancia artificial sobre la materna y ponga en riesgo la salud de los niños, que estamos seguras que es justo lo contrario de lo que pretendían.

Breastfeeding is a team effort

Imagen obtenida de www.g1creative.co.uk

Puestos a pedir, sería fantástico que crearan campañas de apoyo a la lactancia materna, que hacen mucha falta. Como muestra la de “Breastfeding is a team effort” del sistema británico de salud que incluso utilizó a famosos para ello, o la de “Every ounce counts” del departamento de Texas del Servicio Estatal de Salud de Estados Unidos.

También sería fantástico que se destinaran más fondos a la formación del personal sanitario y a proporcionar información veraz a las madres en lactancia materna para que todas las decisiones que tomen sean de manera informada.

Una búsqueda rápida en Google nos permitirá comprobar que en este país no se hacen campañas de fomento de la lactancia materna por parte de estamentos oficiales, mientras que sí se hacen para recoger leche artificial. Da que pensar.

 

¿Por qué le gusta la campaña a gran parte de la población?

Son varias las cosas que se comentan a favor de la campaña, y que merecen ser explicadas.

No todas las madres tienen leche y esos niños necesitan ser alimentados igualmente

El porcentaje de mujeres que no tienen leche es del 5%. El resto de los casos en los que no se amamanta se deben o bien a decisiones de la familia o de la madre, o a haber recibido apoyo inadecuado (incluso por parte de profesionales de la salud). Dentro de ese 5% se encuentran también las madres a las que no se recomienda dar el pecho por padecer alguna clase de enfermedad que lo hace incompatible. Por supuesto en estos casos la lactancia artificial debe ser accesible, pero recordad que son pocos casos, no desde luego como para dedicar una campaña entera en exclusiva para ello anunciada a bombo y platillo. Esta parte debe ir dentro del presupuesto general dedicado para estas familias.

Aprovechamos para recordar que la mayoría de los medicamentos son compatibles con la lactancia y son muy pocas las situaciones en las que la lactancia debe suspenderse por ello, ante la duda en la web www.e-lactancia.org se puede obtener información fiable y actualizada al respecto.

Amamantar es una opción, no una obligación

Esto es cierto, pero en el caso de familias en situaciones de vulnerabilidad se debe fomentar la lactancia materna por encima de la artificial por todas las razones que hemos expuesto anteriormente. Para niños en esta situación ser amamantados con lactancia materna es una garantía de salud mucho mayor todavía que en los casos de niños que gozan de mejor posición económica.

Las madres en situación de vulnerabilidad no suelen tener leche suficiente porque están mal nutridas

Esta afirmación no es correcta. La calidad y cantidad de leche que produce una madre sólo se ve afectada en casos de desnutrición severa, algo que afortunadamente no se produce en nuestra sociedad.

Hay madres en riesgo de exclusión que son alcohólicas, drogadictas, etc. y no pueden dar el pecho

Cierto. Y para estos niños debería existir la posibilidad de acceder a la leche artificial. Pero para esto no se necesita una campaña publicitaria y presupuestaria en exclusiva, se puede garantizar el acceso a la leche artificial en las partidas para prevenir las adicciones. Del mismo modo sería mucho más eficaz hacer campañas contra las drogas o contra el alcohol.

Las madres en riesgo de exclusión tienen que trabajar y no pueden dar el pecho muchas veces

Amamantar no es incompatible con trabajar, lo que hace falta es proporcionar información adecuada para hacerlo posible. De nuevo hace falta formación en lactancia materna y apoyo a las familias.

Para finalizar

El asunto que estamos tratando aquí surge todos los años en las campañas navideñas de recogidas de alimentos. Muchas asociaciones, con toda su buena intención, solicitan la aportación de leche artificial para repartir entre las familias. Por tanto la polémica no es nueva, sólo que esta vez viene directamente por parte de un ayuntamiento muy grande y la repercusión es mucho mayor.

Esperamos haber aclarado por qué no nos parece una buena medida. No es por ser radicales de la lactancia, ni porque creamos que las madres que amamantan son mejores que las que dan el biberón (esta frase surge siempre de manera inevitable), lo hacemos porque creemos que es lo mejor para los niños.

Queremos niños SANOS, tenga el dinero que tenga su familia.

Actualización

Queja

Imagen obtenida de El Buen Comerciante

[16/12/2015] El sábado 12 de diciembre enviamos una queja por la campaña al Ayuntamiento de Madrid en nombre de nuestra asociación. Se comprometen a enviar una respuesta en un plazo no superior a tres meses y a hacer el mayor esfuerzo posible por hacerlo antes de quince días laborables, os avisaremos si tenemos novedades.

[17/12/2015] Desde la Oficina de Atención al Ciudadano del Ayuntamiento de Madrid nos informan de que la reclamación ha sido asignada a “MADRID SALUD” como unidad gestora.

Más información:

5 thoughts on “Parece ayuda, pero no lo es

    • Sinceramente tal y como están las cosas, con que hicieran una, al menos una! campaña de promoción de la lactancia materna por parte de algún estamento oficial nos daríamos con un canto en los dientes. Las hemos buscado y no hemos encontrado nada en todo el estado.

  1. Estoy encantada de que se haga frente a esta desacertada campaña. Gracias por los autores del escrito.
    Me surgen algunas ideas a raíz de esta afirmación
    .- “…cuando nos escuchan a los que no estamos a favor nos acusan de talibanismo de la lactancia” Me parece que este es parte del problema; QUE NO NOS ESCUCHAN, ojalá! nos escucharan de verdad.
    NO NOS ESCUCHAN en primer lugar muchos profesionales sanitarios que equiparan ambas leches e incluso desprecian la opción de amamantar. Muchas veces son los primeros que ante cualquier pequeña dificultad dan leche de fórmula y no van a la raíz del problema.
    NO NOS ESCUCHAN TODAS las asociaciones de ayuda a la mujer embarazada, ADEVIDA, Red Madre, etc que usan leches de fórmula en muchísimos casos por falta de información y formación de su personal voluntario
    NO NOS ESCUCHAN los bancos de alimentos y bancos de solidaridad que efectivamente piensan que así ayudan a las mujeres.
    Me ofrezco para hacer equipo e informar a quien haga falta, en el ayuntamiento, en los bancos de alimentos o en las asociaciones provida
    Con el deseo de ayudar y trabajar por la salud de los bebés y sus madres

  2. Soy pediatra e IBCLC, de LLeida. Me ha gustado mucho vuestra replica razonada a la campaña del ayuntamiento de Madrid. Y me ha hecho darme cuenta de que lo mismo sucede con las campañas de recogidas de alimentos que cada Navidad organiza en Catalunya el “Tió solidari”. Me he permitido hacer una traducción y adaptación de vuestro texto que serà publicado en el “Blog de Pediatres de Ponent”, si no teneis inconveniente. Espero vuestro permiso. Gracias!!

    • Hola Carme, por supuesto que tienes nuestro permiso para traducirlo ¿nos envías el enlace cuando se publique?

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *