Niños ingresados, familias maltratadas #MiMamáCura

En Collado Villalba contamos con un hospital de reciente construcción que desde el principio ha diseñado las áreas de pediatría y neonatología pensando en los niños y en las familias, de modo que cuando se ingresa a un bebé sus progenitores tienen puertas abiertas 24 horas (incluso en la UCI), comedor, y vestuarios para no tener que separarse de ellos. Esto permite una práctica hospitalaria denominada “ingreso conjunto” recomendada por entidades como UNICEF o la Asociación Española de Pediatría, que reconocen el derecho del bebé a “permanecer constantemente con su madre” y “ser amamantado por ella”. De este modo la madre ha de tener acceso al niño las 24 horas del día y se ha de facilitar la permanencia de la madre en el centro hospitalario, ofreciéndole alimentación y un espacio para dormir. Debemos tener en cuenta que estamos hablando de bebés de muy corta edad, en los que muchas veces las madres están en pleno puerperio, con un parto muy reciente y una recuperación por delante. En esos momentos resulta muy grande la diferencia entre tener una butaca para sentarte en vez de un taburete, poder darte una ducha o no tener más que los lavabos de los baños públicos del hospital, o dormir en un sofá cama en vez de recurrir a esterillas y sacos de dormir en el suelo.
Desgraciadamente esta posibilidad se niega sistemáticamente en numerosos centros de nuestro país. La realidad hospitalaria enfrenta a las madres constantemente a situaciones en las que no solo no se facilita su participación en los cuidados de sus hijos, sino que se establece de forma involuntaria una lucha con el personal sanitario, que dificulta la permanencia de la madre junto con el bebé y que complica, además, la propia estancia del menor.
Que los padres tengan garantizadas unas condiciones mínimas de confort e higiene en las hospitalizaciones de sus hijos redunda en el bienestar de todos los implicados y no necesita de grandes inversiones ni tiene por qué ser complicado de hacer. Numerosos estudios avalan los beneficios del ingreso conjunto o el programa madre participante, que aporta mayores conocimientos de la situación sanitaria de los hijos, así como mejoras en los resultados médicos.
Sin una cama en la que poder descansar junto a su hijo, sin un baño en el que poder asearse dignamente y con la prohibición de ingerir alimentos en las habitaciones en las que los niños están hospitalizados, ¿cómo podemos garantizar que los menores están siempre y correctamente acompañados de sus padres?
Por este motivo desde LacMad nos adherimos junto con otras 64 instituciones a la declaración elaborada por la asociación El Parto es Nuestro para exigir a los organismos sanitarios correspondientes que establezcan protocolos de actuación, que además de cumplir con las exigencias sanitarias, también lo hagan con la calidad mínima humanitaria que se espera de nuestro sistema hospitalario. Así, demandamos que:
  • Se garantice el ingreso conjunto en todos los casos en que sea médicamente factible.
  • Se priorice la creación de zonas adaptadas para los acompañantes de los menores, dado el importante papel que su presencia cobra en el bienestar de los bebés y niños hospitalizados.
  • Se facilite también el ingreso conjunto cuando la persona hospitalizada sea la madre lactante. Y, en caso de que no sea médicamente posible, se pongan a su disposición medios que faciliten el mantenimiento de la lactancia, como, por ejemplo:
o Salas adecuadas para el amamantamiento, si el bebé puede acudir al hospital
o Extractores de leche materna
o Espacios para la conservación de la leche materna
Ningún bebé, ningún niño ingresado debería tener impedimentos para estar cerca de sus padres.
 
Alertamos a las instituciones de esta brecha en el sistema que atenta contra la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia y UNICEF, las recomendaciones del Consejo Europeo y la Carta Europea de los Niños Hospitalizados.
Podéis leer la declaración completa y las entidades adheridas en el siguiente enlace:

Y recordad: #MiMamáCura

 

 

Regalos ideales para asesoras de lactancia

Durante estos días se pueden leer en Internet montones de ideas sobre regalos para esta Navidad. Para geeks, originales, de amigo invisible, para padres recientes, para bebés, para adolescentes… así que si tienes alguna amiga asesora de lactancia te presentamos algunas opciones que quizás te sirvan.

En general a las asesoras cualquier cosa en la que salga una teta y no sea una revista porno nos hace ilusión, si encima sale un niño lactando ya no te quiero ni contar. Va a parecer un post un poco loco y vais a pensar que estamos trastornadas, pero os podemos asegurar que lo que veis a continuación está en los hogares de muchas de las asesoras que conocemos(*) (y que levante la mano la que no se sienta identificada!). Si echáis alguna cosa de menos avisadnos para incluirla:

(*)Nosotras nooo eh XD

Una teta antiestrés

Son perfectas para poder explicar masajes manuales, por ejemplo, y nosotras llevamos la nuestra a las reuniones de lactancia y asesorías. Por supuesto puedes hacer demostraciones con un pecho natural, pero con una teta antiestrés la explicación queda muy clara y se puede practicar todo lo que quieras sin que se produzcan situaciones violentas.

La IBCLC Pilar Martínez tiene una a la que le ha puesto hasta nombre (¡un saludo a Bartola Pilar!) y la usa en su vlog siempre que puede.

No os extrañéis si vuestros hijos la ven por primera vez y se enganchan a ella 😛

Se pueden encontrar en sex-shops y en tiendas del todo a 100, asi como en sitios como Amazon.

 

Amirugumi de tetas

Imagen obtenida de http://patronesamigurumis.blogspot.com.es

Podría considerarse una versión del caso anterior, en nuestro caso como asesoras por el tacto no resulta tan útil para explicar cosas pero mola igual.

Si sois apañadas con el ganchillo podéis sacar el patrón de muchos sitios, como por ejemplo este: http://patronesamigurumis.blogspot.com.es/2013/10/patron-tetas-amigurumi.html

 

 

Repostería mamaria

Siguiendo con el DIY, si te gusta la repostería puedes hacer tetagalletas con fondant y cupcakes molones, así como bollos y tartas (aunque estas últimas a veces son difíciles de distinguir de una de despedida de soltero). En Pinterest encontraréis multitud de ideas (buscad por “boob cookies”).

 

 

 

 

 

 

 

 

Broche de tetas

 

Durante el pasado XIII Congreso de Fedalma celebrado en Ciudad Real las anfitrionas de la Asociación Oro Blanco llevaban estos broches tan chulos. Los elaboraron ellas mismas, contactad con ellas si queréis que os cuenten más sobre cómo hacerlos.

 

 

 

Jersey de tetas

http://lacasitadewendyshop.com/index.php?opc=productos_ver&id=1379

 

 

La asesora Sonia Canal nos ha descubierto esta maravilla hoy mismo, de 100% lana merino y en dos versiones: rosa y rojo, blanco y negro. Edición limitada y hecho en España, se puede comprar en La casita de Wendy.

Lápiz USB de madre lactante

 

Comprando material escolar en una librería nos encontramos con este lápiz USB de 8GB en el que sale una madre amamantando. No pudimos evitar comprarlo ¡obviamente!

Se pueden adquirir en tiendas de material informático, librerías, y tiendas online.

 

 

 

Luz con aspecto de teta

 

En el LIDL venden de vez en cuando esta luz que funciona con detector de movimiento. Obviamente en el catálogo no se publicita como teta-luz, pero… ¿somos las únicas a las que nos recuerda a un seno?

 

 

 

 

Libros sobre lactancia

Existen libros sobre lactancia que resultan difíciles de conseguir, son muy caros, o simplemente se salen un poco de lo habitual y la asesora a la que se lo quieres regalar no lo tiene. Un ejemplo de libro caro es el Lawrence, y de libros raros cualquiera sobre frenillos de los de Hazelbaker por ejemplo. De los que se salen de lo habitual porque no son estrictamente manuales de lactancia destacamos “Lactancia” de Noelia Terrer y José Bravo, repleto de fotos preciosas de madres reales, redactado con una sensibilidad exquisita y que emociona de verdad. Lo edita Litera Libros, una pequeña editorial valenciana que es una auténtica joya.

Y si queréis que los hijos de las asesoras continúen con la locura de sus madres hay un libro imprescindible llamado simplemente “Tetas” de la colección “El mapa de mi cuerpo” de Genichiro Yagyu que es genial. Editado por Media Vaca, otra pequeña editorial valenciana sin desperdicio por cierto. El resto de la serie se compone de “Agujeros de la nariz”, “Plantas de los pies”, “Dientes”, “Costras” y “Ombligo”, por si os interesa tener todo el pack.

 

 

Inscripción/Matrícula de algún curso

Las asesoras tenemos la manía de apuntarnos a todos los cursos de formación sobre lactancia que podemos, y prácticamente el 100% de las ocasiones se financian de nuestro propio bolsillo. Puede ser un auténtico regalazo que facilites a tu amiga asesora la inscripción al próximo IX Congreso Español de Lactancia Materna de Zaragoza, al XIV de Fedalma de Vilafranca del Penedès, o a cualquiera de los cursos online disponibles que sea de su interés (pregúntale como el que no quiere la cosa, seguro que tiene alguno en mente).

 


Esperamos haberos arrancado una sonrisa y sobre todo ¡que no nos miréis raro a partir de ahora!

Felices fiestas.